Noti - Denuncias: (3804) - 560150

Cambió al coach que lo guió desde niño por el ex tenista Magnus Norman, y al ganar el Australian Open, quebró el dominio de Nadal, Federer, Djokovic y Murray.

Dio el salto de calidad que su carrera pedía. Una tenista de la talla de Stanislas Wawrinka siempre mereció más. La consagración en el Abierto de Australia ante el monstruo Rafael Nadal es un punto de inflexión para el suizo, que a pesar de tener 28 años, tuvo que esperar hasta esta final para ser un “grande”.

Su triunfo ante Nadal cortó la hegemonía de dueños del circuito. Ha logrado acabar con la dictadura de Nadal, Federer, Djokovic y Murray. El suizo hizo lo que Del Potro (US Open 2009) y Marat Safin (Australian Open 2005), últimos ganadores de un Grand Slam que rompieron la tradición de los otros cuatro, lograron.

Stan cerró el año con un título de ATP 250 en Portugal, y habiendo llegado a los cuartos de final del Grand Slam francés y quedado entre los cuatro mejores del US Open. Comenzó el 2014 con un título en al ATP 250 en Chennai, India, y así llegaba a Melbourne.

Como octavo preclasificado, sacó al kazajo Golubev en primera ronda y eliminó al colombiano Alejandro Falla en segunda. Se deshizo del canadiense Popospil en tercera ronda y del español Tommy Robredo en los octavos de final.

En los cuartos de final tuvo que batallar con Novak Djokovic, que jugaba el certamen como campeón defensor tras quedarse con las ediciones 2011, 2012 y 2013. Una parada difícil que siguió con el checo Tomas Berdych en semifinales.

You may also like