ADMINISTRADOR BLOQUEADO

Al cumplirse hoy 24 días de la búsqueda del avión malayo desaparecido el 8 de marzo con 239 personas a bordo, un barco con un rastreador de cajas negras se sumó a la misión de rescate, mientras que la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) reclamó mejorar los sistemas de seguimiento de los vuelos comerciales.

 «En un mundo donde cada movimiento parece ser monitorizado, es increíble que un avión pueda simplemente desaparecer y que la caja negra sea tan difícil de recuperar. No podemos dejar que otro vuelo simplemente desaparezca», dijo en un comunicado el director de IATA, Tony Tyler, tras participar en una conferencia en Kuala Lumpur.

El barco australiano que lleva a bordo equipo especializado para detectar cajas negras y un pequeño submarino no tripulado, se sumó anoche al operativo de búsqueda del que ya participan diez aviones y nueve barcos.

El rastreo comenzará en tres días, cuando el Ocean Shield, llegue a la zona de búsqueda, situada unos 1.850 kilómetros al oeste de la ciudad australiana de Perth, y se estima que podría realizar la búsqueda durante cuatro días antes de que la batería se agote.

En dicha zona se avistaron o recuperaron varios objetos, algunos calificados como «pistas prometedoras», pero luego la Autoridad Australiana de Seguridad Marítima (AMSA) confirmó que eran solamente material de pesca.

El director de IATA insistió en la necesidad de aprovechar los recursos de seguridad e instó a los gobiernos a usar las fuentes de información de los departamentos de inmigración de los Estados.

«El control de pasaportes es una responsabilidad de los gobiernos, no de las líneas aéreas», sentenció Tyler en relación a los dos pasajeros iraníes que embarcaron en el vuelo MH370 de Malaysian Airlines con pasaportes falsos.

«Los accidentes son raros, pero la búsqueda actual del MH370 es un recordatorio de que nunca podemos ser complacientes en temas de seguridad», afirmó el director general de IATA, que agrupa a 240 aerolíneas de diferentes países (más del 84% del tráfico aéreo).

En la misma línea, el ministro de Comunicaciones malayo, Ahmad Shabery, pidió a la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT, perteneciente a Naciones Unidas), que desarrolle nuevos estándares que permitan la transmisión de la información de los vuelos en tiempo real, en una conferencia mundial de la UIT en Dubai.

Esto permitiría recuperar y analizar los datos de las cajas negras sin necesidad de encontrar estos artefactos después de un accidente aéreo.

El ministro recalcó que «la historia de las cajas negras se mantuvo inalterada en los últimos treinta años», a pesar de que las tecnologías de la comunicación evolucionaron notablemente en los últimos cinco, informó la agencia de noticias EFE.

Todos los aviones comerciales y de la aviación privada cuentan con cajas negras que registran todos los parámetros de un vuelo. En su interior se encuentra un sistema que graba todas las informaciones operativas así como también registra todo lo que la tripulación dice, pero sin la transmisión en tiempo real.

El vuelo MH370 de Malaysian Airlines despegó de Kuala Lumpur en la madrugada del 8 de marzo con 239 personas a bordo y tenía previsto llegar a Beijing seis horas más tarde.

El avión desapareció de las pantallas de control de radar a los 50 minutos de su despegue y cambió de rumbo en una «acción deliberada», según las autoridades malayas, para cruzar el Estrecho de Malaca en dirección contraria a su trayecto inicial.

Malasia contempla la posibilidad de un secuestro, sabotaje, suicidio o algún fallo técnico entre los supuestos para explicar lo ocurrido.

You may also like