Noti - Denuncias: (3804) - 560150

Los funerales se realizarán con intervalos de cada media hora y durarán todo el lunes. Los cementerios de la ciudad agregaron servicios extras. En el incendio de la discoteca Kiss murieron 231 personas. Otras 79 permanecen en cuidados intensivos.

 

Brasil comienza a despedir a las víctimas del trágico incendio en la discoteca Kiss, en el que este domingo murieron 231 personas. Los entierros empezaron a las 7.30 de la mañana, hora local, de acuerdo con el periódico Zero Hora de Santa María, ciudad en la que sucedió la catástrofe. A las 9, inicia la misa ecuménica del obispo Helio Adelar Hubert.

Durante este lunes, se prevé que serán enterrados alrededor de 50 cuerpos en el Cementerio Municipal Ecuménico de la ciudad. Las ceremonias de cada una de las víctimas serán consecutivas, con intervalos de 30 minutos.

El domingo por la tarde y la noche, el Ejército y el personal del cementerio abrió las tumbas necesarias para dar sepultura a los muertos. Se debieron agregar servicios extra, debido al gran número de cadáveres que está previsto que lleguen al lugar. El cementerio ecuménico realiza, por lo general, sólo cinco entierros por día.

El ministro brasileño de Salud, Alexandre Padilha, dijo que quedan 79 personas hospitalizadas en cuidados intensivos de un total de 112 lesionados.

Cerca del 80% de esos internados graves son pacientes que sufrieron una intoxicación al inhalar humo, y el 20% restante son heridos con quemaduras graves.

Por su parte, el Gobierno emitió un listado completo con el nombre de las víctimas, si bien aún quedan varios cuerpos sin identificar. Los restos fueron llevados al Polideportivo de la ciudad para que los familiares pudieran hacer su reconocimiento.

En la lista, había nombres repetidos, por lo que el Gobierno de Brasil redujo la cifra inicial de muertos de 233 a 231. Sin embargo, el diario OGlobo advierte de que habría otras tres nuevas víctimas.

El trágico incendio comenzó entre las 2 y las 3 de la madrugada en la discoteca Kiss, ubicada en la ciudad de Santa María, en Rio Grande Do Sul. En base a los testigos, se sospecha que un integrante de la banda Gurizada Fandangueira, que se presentaba ese día, lanzó una bengala que quedó prendida al techo.

El club nocturno ardió enseguida en llamas, pero la situación fue más dramática cuando los asistentes intentaron escapar y encontraron que solo una de las salidas de emergencia estaba habilitada.

Varias personas corrieron a los baños en busca de agua y de una ventana para huir, pero murieron asfixiadas o bien aplastadas durante la estampida. Los bomberos debieron romper las paredes de la discoteca para rescatar a las víctimas.

Esta se trata de una de las mayores tragedias por pirotecnia en el mundo entero y es la segunda peor catástrofe en Brasil, detrás del incendio de 1961 en Niteroi, en el que fallecieron 500 personas.

La presidente Dilma Rousseff canceló sus compromisos en Santiago de Chile, donde se realizaba la cumbre Celac-UE, y se trasladó de urgencia a Santa María para dar su apoyo a los sobrevivientes y a los familiares de las víctimas. “Esta tragedia enlutece a todo Brasil”, sostuvo, visiblemente emocionada.

Los líderes regionales expresaron su solidaridad con el país. Desde Argentina, se comprometieron enviar piel para asistir a los afectados. Asimismo, el Gobierno de Brasil puso a disposición de las autoridades de Santa María sus mejores peritos para investigar las causas del fatal incendio.

 

You may also like