Noti - Denuncias: (3804) - 560150

Hubo dos víctimas faltas en Tucumán, dos en Chaco, uno Entre Ríos, uno en Jujuy, uno en Córdoba y otro en Buenos Aires.Todavía continúa el conflicto entre uniformados con los gobiernos de Santa Fe, Tucumán, Chaco, San Luis y Mendoza.

Como consecuencia de los saqueos y la ola de violencia, la cifra de muertos en todo el país ascendió hoy a ocho, mientras se mantienen las protestas policiales en varios distritos, sin acuerdo salarial con los gobiernos provinciales.

En otra jornada de extrema tensión, en las últimas horas se registraron al menos dos muertes en Tucumán y otras dos en Chaco, las que se sumaron a los fallecidos en Entre Ríos y Jujuy de este domingo y este lunes, respectivamente, y a los de Córdoba y la localidad bonaerense de Glew, de días atrás.

El gobierno nacional, a través del jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, volvió a denunciar que “los saqueos son premeditados” y apuntó contra “un modus operandi que -sostuvo- ha sido provocar daños y saqueos en bienes durables”.

En conferencia de prensa en la Casa Rosada, Capitanich aseguró que los actos de vandalismo fueron perpetrados por “grupos anárquicos, violentos, que promovían saqueos, con grupos organizados” y los calificó como una “extorsión a los gobiernos provinciales”, al tiempo que envió sus “condolencias” a los familiares de las víctimas.

Los principales espacios de la oposición, en tanto, volvieron a reclamar el cese de los conflictos y la suspensión del festival por los 30 años de democracia en la Plaza de Mayo, al tiempo que la Iglesia católica llamó a la “paz social” en todo el país.

Luego de que se alcanzaran acuerdos con la policía en Buenos Aires, Entre Ríos, Jujuy, Corrientes, La Rioja y Misiones, todavía continuaba el conflicto entre uniformados y estados provinciales en Santa Fe, Tucumán, Chaco, San Luis y Mendoza.

Durante el fin de semana se habían calmado las aguas en Río Negro y Neuquén, luego de que Córdoba, origen del conflicto que se desperdigó por todo el país, arreglara un aumento salarial con su
duerza policial el viernes último.

En Tucumán, donde se registraron los principales focos de tensión, al menos dos personas murieron en medio de saqueos y robos a supermercados, negocios de ropa deportiva y distribuidoras mayoristas, lo que motivó la suspensión de clases y el cierre de comercios ante el temor de nuevos desmanes.

Sin policía, el gobierno de José Alperovich dispuso por decreto un incremento salarial del 35 por ciento y denunció ante la Justicia a los uniformados autoacuartelados, a los que acusó de “incumplimiento de los deberes de funcionario público y sedición”.

En Chaco también hubo dos muertos en una noche cargada de incidentes, confirmó el gobierno provincial, luego de que el lunes por la tarde comenzaran a multiplicarse los saqueos.

Uno de los fallecidos es un subcomisario de la policía, que resultó herido al intentar frustrar un saqueo.

El gobernador chaqueño, Juan Carlos Bacileff Ivanoff, señaló que se vivió “una situación caótica y alarmante” y se quejó de que a pesar de que solicitó la presencia de gendarmes, la Nación no le
envió refuerzos, ya que estaban repartidos en otras provincias.

Estas muertes se sumaron a las producidas el domingo por la noche en Concordia, Entre Ríos, donde un joven falleció electrocutado y la de otro adolescente en la ciudad de Perico, Jujuy, que este lunes fue herido con un arma blanca.

El conflicto con la policía continuaba también sin resolverse en Santa Fe, donde tras varias reuniones sin consenso, el gobernador socialista Antonio Bonfatti decidió otorgar por decreto un salario de 8.100 pesos para el efectivo que recién comienza en la fuerza.

En tanto, en Mendoza, la disputa salarial se mantenía, luego de que este martes el gobernador Francisco “Paco” Pérez realizara un nuevo ofrecimiento a los uniformados: la última oferta de la provincia fue de 8.500 pesos de bolsillo, no muy lejos de los 9.000 pesos que piden los efectivos.

Personal policial continuaba su protesta frente al Ministerio de Seguridad provincia, a la espera de una nueva reunión con las autoridades.

En medio de la incertidumbre generada por los saqueos, el titular de la Federación de Supermercados y Asociaciones Chinas de la República Argentina, Miguel Calvete, recomendó cerrar las puertas de este tipo de comercios “si no hay seguridad”.

“Hay un ensañamiento con los súper chinos e informó que ya suman más de 50 los comercios perjudicados por estos hechos en diferentes provincias del país”, se quejó Calvete.

En un comunicado, remarcó: “Si bien cada cámara y comerciante tiene la potestad de decidir qué hacer, se está sugiriendo la posibilidad de mantener los comercios cerrados desde el 20 de diciembre y hasta fin de año en aquellos lugares en donde no esté garantizada la seguridad por temor a nuevos focos”.

You may also like