Noti - Denuncias: (3804) - 560150

El canciller sirio Walid Al Moallem se comprometió ante la ONU a que el gobierno acudirá a la conferencia de paz en Ginebra para buscar una solución a la guerra civil que azota al país.

El canciller sirio, Walid Al Moallem, aseguró hoy ante la ONU que Damasco acepta acudir a una conferencia de paz en Ginebra “sin precondiciones” para resolver la “guerra contra el terrorismo” en su país.

“El cese de las políticas agresivas contra Siria es el primer paso hacia una solución en mi país. Cualquier solución política, en vista del continuo apoyo al terrorismo, ya sea supliendo armas, financiado o entrenando, es una mera ilusión y equívoco”, aclaró el ministro ante el pleno de la Asamblea General.

Al Moallem afirmó que lo que está ocurriendo en su país “no es una guerra civil, sino una guerra contra el terrorismo” en la que está involucrada Al Qaeda.

Tras denunciar que los rebeles lanzaron un ataque químico en Jan Al Asal, acusó a Estados Unidos de impedir que expertos de las Naciones Unidas investigaran quién utilizó las armas químicas.

“Siria ha dicho varias veces que apoya una solución política a la crisis, ahora le toca a quienes dicen apoyarla también que cesen las hostilidades”, dijo el ministro, quien añadió que su país rechazará cualquier intento de interferencia exterior y derrotará a los “partidarios del sectarismo, el extremismo y el terrorismo”.

“Somos nosotros a quienes nos atacaron con gases venenosos en Jan Al Asal, cerca de Alepo. Nosotros pedimos a la misión de expertos que incluyeran en el mandato determinar quién usó las armas, pero Estados Unidos y sus aliados, Francia y Reino Unido, son los que lo impidieron, e incluso limitaron sus funciones”, subrayó.

Al Moallem aseguró que fueron las autoridades sirias las que esperaron cinco meses la llegada de la misión de expertos de la ONU, pero una vez que llegó se marcharon “antes de completar su trabajo” porque, según dijo, “ciertos estados” empezaron a tocar los tambores de guerra en Siria.

“Les garantizo el firme compromiso de Siria de implementar los provisiones de la convención internacional contra las armas químicas y que cooperaremos con la Organización para la Prohibición del Uso de Armas Químicas (OPAQ) como estado miembro de esa convención”, dijo el ministro.

Sin embargo, el representante del presidente Bachar al Asad advirtió que sigue representando un “reto” que los “terroristas” sigan recibiendo este tipo de armas cuando han usado gases venenosos contra Siria y “han recibido agentes químicos” de los países de la región y occidentales “que todos conocemos”.

También recalcó que algunos países “no quieren reconocer” que grupos terroristas de la órbita de Al Qaeda “están luchando en Siria”, y aseguró que en país no hay un conflicto civil “sino una guerra contra el terrorismo”.

En conjunto, el ministro sirio criticó la “hipocresía política” de los que promovían una intervención militar contra su país mientras ignoran esa actividad terrorista, y advirtió de que la posibilidad de una solución política “es ilusoria y engañosa” en vista del continuado apoyo exterior a esos grupos terroristas.

Al Moallem habló también de las “crecientes necesidades humanitarias” en Siria y calificó de “inhumanas y unilaterales” las sanciones impuestas por Estados Unidos y la Unión Europea (UE) a su país ya que, según denunció, han “empeorado” las condiciones de vida de sus ciudadanos.

You may also like