ADMINISTRADOR BLOQUEADO

Se trata de Miguel Ángel Silva, acusado de “marcar” a la víctima. Tres imputados aseguraron ser inocentes, mientras que otros tres se negaron a hacer uso del derecho a una última palabra antes del veredicto .

Silva, conocido con el alias “Pimienta”, aseguró hoy al Tribunal Oral en lo Criminal II de La Plata que está “arrepentido” de su participación en la salidera contra Carolina Píparo ocurrida en la capital bonaerense.

Quiero decirle a la familia (Píparo) que tenga fuerza”, indicó el hombre, sospechado de ser quien “marcó” a la mujer cuando salía de una sucursal céntrica del Banco Río. Esas palabras despertaron un gesto de incredulidad y sarcasmo entre los familiares de la víctima.

“Pimienta” expresó además que “si lo hubiera podido evitar, lo hubiera evitado”.

El tribunal escuchó hoy las últimas palabras de los imputados antes de la lectura de la sentencia, que se hará pública el lunes.

En ese contexto, tres de ellos reclamaron hoy justicia y dijeron ser inocentes: Carlos Burgos, acusado de ser quien disparó; Carlos Moreno, a quien durante el juicio Píparo reconoció como quien le efectuó el disparo, y Augusto Claramonte, el único de los siete imputados que llegó en libertad al juicio.

“Confío en la Justicia, espero se demuestre mi inocencia”, dijo Burgos tras agradecer el desempeño de su abogado, Rubén Carrazone.

Moreno, por su parte, habló por primera vez en el debate y fue para decir “simplemente, justicia para todas las partes”. “El que sea inocente, que se vaya a su casa”, dijo el joven, acusado de ser quien proporcionó el arma empleada en la agresión a la mujer embarazada.

En tanto, Claramonte, volvió a reiterar que es inocente y agregó: “Que se haga justicia”.

Por otro lado, Luciano López, Juan Calvimonte y Carlos Jordán Juárez expresaron que no deseaban hacer ninguna manifestación final.

“Ya habló mi abogada”, dijo escuetamente López, cuya abogada defensora Claudia Fernández alegó hoy en la última audiencia antes de que el Tribunal Oral II dé a conocer su sentencia.

La defensora oficial reclamó la absolución de su defendido, o en todo caso una imputabilidad reducida, reclamando que se tomen como atenuantes la falta de antecedentes, su escaso nivel cultural y su juventud, ya que había cumplido 18 años el día antes de la salidera que sufrió Carolina Píparo.

Fernández, quien rechazó que López haya participado de una asociación ilícita, aseguró que la muerte de Isidro, el bebé que dio a luz Carolina Píparo, se trató de un “aborto” y no de un homicidio.

La defensora pidió al Tribunal que, en caso de no prosperar la absolución o la imputabilidad reducida, se condene a López por el delito de partícipe secundario en robo calificado en poblado.

El fiscal Marcelo Romero pidió reclusión perpetua para Moreno, Calvimonte, Jordán Juárez, López y Silva; y 15 años para Claramonte y Burgos.

A su turno, Fernando Burlando, abogado de Píparo, pidió reclusión perpetua para seis de los imputados y no acusó a Burgos.

Píparo, de entonces 30 años y embarazada de 9 meses, fue baleada el 29 de julio de 2010 cuando junto a su madre, María Ema, retiró dinero de la sucursal del Banco Santander Río de calles 7 y 42, en La Plata, y se dirigió a su casa, en 21 y 36.

Tras apoderarse del dinero, y antes de huir, el ladrón baleó a Píparo, lo que motivó que le realizaran una cesárea de emergencia para que diera a luz a su hijo, Isidro, quien falleció una semana después.

You may also like