ADMINISTRADOR BLOQUEADO

En una conmovedora ceremonia de despedida en la que mandatarios de todo el mundo se unieron en honor de Nelson Mandela, una multitud aplaudió bajo una persistente lluvia a todos los oradores menos a uno: el presidente sudafricano, Jacob Zuma, recibido con estruendosos abucheos.

Cerca de 90 jefes de Estado y de gobierno, familiares y decenas de miles de sudafricanos rindieron tributo al ícono nacional, que hace justo hoy 20 años recogió el Premio Nobel de la Paz y que falleció el jueves a los 95 años.

El presidente de EEUU, Barack Obama, fue recibido con gran alegría por parte de los asistentes y pronunció uno de los discursos más emotivos.
“Aunque nunca alcanzaré el ejemplo de Madiba, me hace querer ser mejor hombre”, dijo Obama durante su discurso en el funeral oficiado en el estadio de Johannesburgo, informó la agencia de noticias DPA.

“La dignidad y la esperanza de ustedes se vieron reflejadas en su vida. La libertad y democracia son su preciada herencia”, agregó el mandatario estadounidense, quien considera a Mandela “un gigante de la historia”.

“Mandela fue la personalidad más extraordinaria del siglo XX, que inspiró la lucha civil en Brasil y América del Sur
Dilma Rousseff
El presidente cubano, Raúl Castro, otro de los oradores de la ceremonia, aseguró que Mandela pasará a la historia “porque fue capaz de arrancar de su alma todo el veneno que pudo crear tan injusto castigo y por la generosidad y la sabiduría con que en la hora de la victoria supo dirigir con gran talento a su heroico pueblo”.

Castro -recibido también con gran calidez por la multitud que estaba en el estadio- citó a continuación palabras de su hermano, Fidel Castro, quien mantuvo una larga amistad con el Premio Nobel fallecido: aseguró que el extinto líder, “Mandela sabía que la nueva Sudáfrica no podría jamás construirse sobre cimientos de odio y venganza”.

Por su parte, la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, otra de las oradoras del homenaje, destacó que Mandela fue “la personalidad más extraordinaria del siglo XX” y quien “inspiró la lucha civil en Brasil y América del Sur”.

“La lucha de Mandela -remarcó- fue un modelo no sólo para este continente, sino para otros. Madiba es un ejemplo y una referencia para todos nosotros”, dijo, según informa la agencia de noticias EFE.

“Su vida trascendió las fronteras nacionales e inspiró a muchos para luchar por la independencia y la justicia social”, agregó Rousseff, quien manifestó que su país lleva “con orgullo sangre africana” en sus venas.

Otro de los oradores fue el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, quien afirmó que Mandela fue “un faro para la esperanza, nos enseñó el camino” y el resultado “es sólo el compromiso de seguir su ejemplo”.

“Mandela es un héroe para el mundo y el padre de Sudáfrica”, agregó Ban.

A diferencia de lo ocurrido con Obama, el presidente sudafricano Zuma recibió sonoros abucheos. Tan pronto como apreció su imagen en las grandes pantallas del estadio, se escucharon fuertes expresiones de disgusto y cuando inició su intervención en el acto.

Sus familiares, en tanto, lo elogiaron como el pilar de la familia. El general Thanduxolo Mandela dijo que deseaba que el espíritu conciliador de Mandela “siguiese resonando en el mundo durante mucho tiempo”.

El vicejefe del partido del gobierno CNA lo calificó como un “profesor” para sus compatriotas. “Hagamos todo para que el sueño de Madiba no muera”, dijo.

Los restos mortales del primer presidente negro de Sudáfrica no fueron trasladados hasta el estadio y las exequias tendrán lugar el próximo domingo en la localidad de Qunu, la aldea donde creció Mandela en el sur del país.

“Él siempre fue un hombre sencillo del pueblo. Era un hijo de África”, dijo Thanduxolo Mandela.

La persistente lluvia acompañó el acto central de las ceremonias, a la que finalmente acudieron menos personas de las esperadas debido al mal tiempo, aunque eso no impidió que la concurrencia sea verdaderamente masiva.

You may also like