Noti - Denuncias: (3804) - 560150

Manifestantes atrincherados en la sede del Gobierno de esa región ucraniana, proclamaron hoy la independencia de esa zona rusoparlante y convocaron la celebración de un referendo de adhesión a Rusia para el próximo 11 de mayo.

Los gobiernos de Ucrania y Estados Unidos rechazaron la declaración de independencia de “la República Popular de Donetsk” y acusaron a Rusia de estar detrás de la “desestabilización” de esa región del este de Ucrania, fronteriza con la ex potencia soviética.

En tanto, desde Moscú, la Cancillería rusa negó las acusaciones de Kiev y Washington y volvió a abogar para que el nuevo gobierno interino de Ucrania, que reemplazó al destituido presidente prorruso, Viktor Yanukovich, reforme la constitución y convierta al país en una federación, informó la agencia de noticias EFE.

Según Moscú, Kiev debe garantizar los derechos y la seguridad de las minorías rusas en el país, especialmente en el este del territorio.

“Si las fuerzas políticas que se hacen llamar gobierno en Ucrania continúan tomando esta actitud irresponsable para el destino del país y su pueblo, Ucrania enfrenta inevitablemente nuevas dificultades y crisis”, sostuvo el Ministerio en un comunicado.

Desde que las protestas prooccidentales triunfaron en Kiev a fines de febrero pasado, grupos de manifestantes prorrusos comenzaron a levantarse en algunas ciudades del este de Ucrania, cerca de la frontera con Rusia, en contra de las nuevas autoridades, a las que acusan de proteger a sectores ultranacionalistas y rusofóbicos.

Ayer los levantamientos volvieron a sentirse en tres ciudades, pero fue en Donetsk, 600 kilómetros al sudeste de Kiev, donde más de un centenar de manifestantes prorrusos, algunos armados, lograron tomar el control de varios edificios gubernamentales.

Afuera de la principal sede gubernamental de Donetsk, una ciudad a 100 kilómetros de la frontera con Rusia, los separatistas lograron hoy mantener el control del edificio con una barricada de neumáticos y alambre de púas.

Atrincherados, declararon la independencia de la región, que vio nacer y crecer al destituido Yanukovich.

“La República Popular de Donetsk se crea dentro de los límites administrativos de la región. Esta decisión entrará en vigor después de la celebración del referendo”, leyó uno de los líderes del autoproclamado Consejo Popular de Donetsk (CPD), que no reconoce a las nuevas autoridades de Ucrania.

El referendo, según la declaración separatista, debe realizarse antes del 11 de mayo próximo.

La moderación demostrada hasta ahora por las autoridades nacionales de Ucrania se puede explicar por el temor de que Moscú utilice la represión o muerte de algún rusoparlante como excusa para intervenir en el este de Ucrania, una región que posee importantes comunidades de origen ruso.

El presidente ruso, Vladimir Putin, repitió más de una vez que está dispuesto a utilizar “todos los medios necesarios” para defender a las comunidades de origen ruso en el este de Ucrania.

Antes de anexarse Crimea, el Kremlin envió decenas de miles de tropas (vestidas con uniformes sin insignias), ocupó la estratégica península sobre el Mar Negro y forzó la capitulación de todas las tropas y fuerzas de seguridad ucranianas.

En un gesto que demuestra el efecto que tuvo la independencia de Crimea de Ucrania -que estuvo precedida por un referendo de reunificación con Rusia- y la posterior anexión rusa de esa península, los separatistas prorrusos de Donetsk pidieron apoyo político y militar a Rusia.

“Sólo en Rusia vemos al defensor de nuestra cultura rusa. Unicamente un contingente de paz del Ejército ruso puede mandar una clara señal a la junta de Kiev, que tomó el poder con armas y sangre”, exclamó el representante del CPD que leyó la proclama.

Ante la escalada en la región oriental, el presidente interino de Ucrania, Oleksandr Turchinov anunció que adoptará “medidas antiterroristas contra aquellos que tomaron las armas”.

En tanto, su primer ministro, Arseniy Yatsenyuk, acusó a Rusia de estar detrás del levantamiento en Donestk.

“El plan es desestabilizar la situación, el plan es que tropas extranjeras crucen la frontera y tomen el territorio del país, lo que nosotros no permitiremos”, prometió Yatseniuk ante el Parlamento, según informó la agencia de noticias Interfax.

Según la OTAN, la alianza militar que nuclea a Estados Unidos y la Unión Europea (UE), alrededor de 40.000 soldados rusos fueron movilizados en los últimos dos meses a la frontera con Ucrania.

Por eso, la Casa Blanca se apuró hoy a advertir que “si Rusia se mueve hacia el este de Ucrania, ya sea abiertamente o de forma encubierta, será una escalada muy grave”.

En conferencia de prensa, el vocero del presidente Barack Obama, Jay Carney, denunció que “algunos de los manifestantes (en Donetsk) fueron pagados y que no eran residentes locales”.

“Esto, por lo menos, sugiere que las fuerzas externas, y no las fuerzas locales, estaban participando en un esfuerzo de crear estas provocaciones”, destacó el vocero norteamericano.

La renovada tensión entre Moscú y Estados Unidos ya no se siente solamente en la frontera ruso-ucraniana. La Bolsa de Moscú sufrió hoy una caída de en torno al 3% en sus dos índices.

You may also like