Noti - Denuncias: (3804) - 560150

Fue sepultado en un cementerio de Bella Vista. Se trató de una ceremonia íntima con familiares y amigos. Una multitud lo acompañó en caravana y lo esperó en los alrededores. La familia decidió finalizar antes el velatorio en la Rosada por disturbios.

Los restos de Diego Maradona llegaron apenas pasadas las 19 al Cementerio Jardín de Bella Vista, a 40 kilómetros de la Ciudad de Buenos Aires, donde fue sepultado junto a los de sus padres, “Doña Tota” y “Don Diego”, fallecidos en 2011 y 2015 respectivamente.

Alrededor de 25 personas asistieron a esa ceremonia privada en la que tras el arribo del cortejo fúnebre al cementerio de Bella Vista exactamente a las 19, el féretro con los restos de Diego fueron llevados a mano a través del parque hasta su morada final. Sus hermanos Ana, Rita, Elsa y Raúl, sus hijas Dalma, Giannina, Jana y Diego Fernando, su ex esposa Claudia Villafañe, su expareja Verónica Ojeda, su sobrino Daniel Líopez Maradona, su ex representante Guillermo Cóppola, el embajador de Italia en la Argentina, Giuseppe Manzo, y supervisando el acto de sepultura el ministro de Seguridad, Sergio Berni, fueron los más conocidos concurrentes a ese momento final.

Por delante de todos, en el lado izquierdo del féretro, llevaba la empuñadora Cóppola, mientras que del otro lado se ubicó Raúl “Lalo” Maradona.

El recorrido de unos 50 metros hasta el gazebo blanco instalado sobre la tumba reunió a los asistentes en un responso ofrecido por un sacerdote que fue el primero en llegar al Jardín Bella Vista a primera hora de la tarde. Luego de unos 20 minutos, se dispuso el entierro, que al momento de culminar encendió un cerrado aplauso de todos los concurrente a modo de último adiós.

Caos en la Casa Rosada

El velatorio de Diego Maradona tuvo que ser suspendido súbitamente este jueves a la tarde a causa de los incidentes registrados en cercanías de la Plaza de Mayo y a lo largo de las filas que por cuadras formaron sus admiradores para despedir al astro, dijeron fuentes oficiales.

La decisión fue tomada por la familia de Maradona cerca de las 15.15, cuando se produjo un desborde de público con el ingreso de cientos de personas a la capilla ardiente que desbordaron al personal de seguridad, lo que hizo temer por los familiares y amigos de Maradona.

En un lapso de 10 minutos, el personal de seguridad de la Casa Rosada cortó el acceso de la gente desde la Plaza de Mayo e hizo salir a la gente hacia el Patio de las Palmeras y luego al exterior de la sede gubernamental.

El féretro de Maradona fue trasladado desde el Hall Central hacia al Salón de los Pueblos Originarios, que quedó reservado para una ceremonia íntima.

Más allá de lo sucedido en la Casa Rosada, los primeros incidentes se reportaron en el cruce de la Avenida de Mayo y Nueve de Julio, donde la Policía de la Ciudad reprimió a quienes hacías filas para llegar la sede del Gobierno.

Allí se vieron corridas, detenciones y disparos de gases lacrimógenos, lo cual llevó al ministro del Interior, Eduardo Wado De Pedro, a exigir al jefe del gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, que ponga freno a la represión.

En un principio el velatorio se iba a desarrollar hasta las 16, pero luego se amplió hasta las 19. Sin embargo, la despedida popular tuvo que ser suspendida tras los incidentes.

Luego de más de tres horas de corridas e incidentes afuera y dentro de la Casa Rosada, la familia de Maradona decidió finalizar el velatorio e iniciar el cortejo, mientras los fanáticos no dejaban de gritar sus típicas canciones de cancha en homenaje al último gran ídolo del deporte argentino.

FUENTE: Cadena 3

You may also like