Noti - Denuncias: (3804) - 560150

Luego de los rumores de crisis, la modelo confesó la ruptura con el músico. “Estoy sola. Me separé de Andrés”, aseguró.

Finalmente Micaela Breque (23) y Andrés Calamaro (53) le pusieron punto final a la relación luego de dos años de relación. La modelo fue la encargada de difundirlo y le confirmó la noticia a una reconocida revista.

“Estoy sola. Me separé de Andrés”, será el título de esta semana con el que saldrá la revistaGente en su tapa. Además, la rubia concedió una extensa entrevista y no le esquivó a ninguna pregunta.

“Tuvimos un cortocircuito y hasta hace unos días se trataba de un impasse. Veníamos tratando de recomponer, pero hoy estoy sola”, disparó. Sin embargo, destacó el cariño que perdurará a lo largo del tiempo. “Andrés y yo vamos a adorarnos para siempre. Tenemos un cariño indescriptible que va a durar toda la vida”, sostuvo.

En cuanto a la relación, Micaela se refirió a algunas cosas que no le gustaron de su ex novio. “Fue un error de él poner tantas cosas de nuestra vida privada en Twitter. Abrió la puerta para que la gente vea un montón de cosas que no tenían por qué ser públicas. Íbamos a solucionarlo en privado”, manifestó.

Y agregó:  “Lo borré de Facebook para cuidarlo. No se dio cuenta de que generaba un montón de presión. De atolondrado no puede con sus palabras: la gente no tiene por qué leer o saber si me pedía perdón o nada. Que todo el mundo se entere de nuestros mensajes privados fue una locura”.
También disipó dudas sobre los rumores que la vinculaban con el piloto de la Clase 3 del Turismo Nacional, Pablo Piumetto. “Jamás tuve nada con él”, aclaró.

Y confesó que la denominada “Miquifest” (una gran fiesta que ella misma organizó) tuvo un claro objetivo. “Fue una provocación hacia Calamaro. Pensé: ‘si se viene el cambio, bueno, que me encuentre bailando’. Está en mi esencia. Yo había dejado de divertirme”, expresó.

Finalmente se refirió a las causas que desencadenaron en la separación. “No es fácil estar con Andrés. Es uno de los hombres más locos de la Argentina. Es básicamente un chico de quince. Me estresó con todos esos mensajes públicos a los que yo tenía que salir a dar cataratas de explicaciones… Y en esta relación las riendas las tuve yo. Andrés se comporta como un niño emocionalmente”, concluyó.

You may also like