Noti - Denuncias: (3804) - 560150

Florencia Soledad Trías (20) es juzgada por el “homicidio simple” de Luis Matías Cuello (25). La joven llegó a juicio en libertad, beneficiada con una prisión domiciliaria, ya que tiene una beba de un año que es hija de la víctima.

Una joven que está siendo juzgada por haber matado a su pareja luego de arrojarle agua hirviendo con una pava en el partido bonaerense de Pilar, en abril de 2012, aseguró que lo hizo para defenderse porque el muchacho la había agredido.

Se trata de Florencia Soledad Trías (20), quien ayer comenzó a ser juzgada por el “homicidio simple” de Luis Matías Cuello (24) en el marco de un debate que realiza el Tribunal Oral en lo Criminal 4 de San Isidro.

La joven llegó a juicio en libertad, beneficiado con una prisión domiciliaria en la casa de sus padres, donde es monitoreada con una pulsera electrónica, debido a que tiene una beba de alrededor de un año y medio que es hija de la víctima.

El abogado querellante, Julio Torrada, dijo a Télam que al momento de declarar “ella dijo que era maltratada y que Matías era alcohólico, un argumento que generalmente utilizan las personas violentas”.

Respecto de lo sucedido el día que su pareja terminó quemado y con graves heridas, la joven dijo que hubo una discusión fuerte porque él había llegado tarde a la casa.

“Ella dice que él la agredió, que la zamarreó y que se intentó defender y le echó el agua hirviendo, pero que no lo quiso matar”, explicó el abogado, quien sostuvo que la estrategia de la defensa es demostrar que se trató de un “homicidio preterintencional”.

El Código Penal prevé en su artículo 81, inciso b, reclusión de tres a seis años “al que con el propósito de causar un daño en el cuerpo o en la salud produjere la muerte de alguna persona, cuando el medio empleado no debía razonablemente ocasionar la muerte”.

En cambio, tanto la fiscalía como la querella consideran que el hecho fue un “homicidio simple”, que tiene de 8 a 25 años de cárcel.

Torrada señaló que del informe de la autopsia surge que al momento de ser atacado por Florencia, Cuello se encontraba acostado y descartó la versión dada por la imputada.

Agregó que al juicio se incorporaron tres cartas escritas de puño y letra por la joven en las que le aseguraba a Matías que si él la dejaba, ella lo iba a matar.

El hecho que le imputa a Trías ocurrió el 15 de abril de 2012 durante una discusión que mantuvo con Cuello en la casa en la que ella vivía, situada en Almonacid y Oliden, en Manuel Alberti, partido de Pilar, en la zona norte del conurbano.

Según se acreditó en la etapa de instrucción, la joven le arrojó a Cuello agua hirviendo de una pava eléctrica, lo que le provocó al joven lesiones en la mitad del cuerpo y a ella en las manos.

Cuello estuvo internado 22 días, primero en el Hospital Sanguinetti y luego en la Clínica Modelo de Vicente López, pero murió debido a las graves infecciones provocadas por las quemaduras.

Familiares de Cuello declararon que la pareja tenía una relación conflictiva y que aparentemente Trías lo golpeaba, ya que el muchacho iba a trabajar con marcas que no sabía explicar.

El año pasado, Luis Cuello, padre de Matías, contó que Trías, hasta ese momento, no les había dejado conocer a la beba que ambos tenían (de seis meses cuando sucedió el hecho) y amenazaba a su hijo con no dejársela ver y llegó a escribir en Facebook: “Ojalá que te mueras”.

You may also like