Noti - Denuncias: (3804) - 560150

Con más de 80 filmes de distintos países y con la presencia de la cineasta marroquí Leila Kilani, el filósofo Darío Sztajnszrajber y una distinción al músico Kevin Johansen, desde mañana y hasta el 16 se concreta la cuarta edición del Festival Cine Migrante.

“Este es un espacio cinematográfico que muestra lo necesario de la reflexión en torno a los modos de construcción de la identidad, una identidad múltiple, en transformación constante a lo largo de un recorrido particular”,  expresó Mazzadi en una entrevista con Télam.

Con todas las funciones con entrada libre y gratuita, el encuentro tendrá su ceremonia de apertura mañana, a las 18.30, en el Centro Cultural de la Cooperación y estará a cargo de Kilani y de Sztajnszrajber, como representantes del jurado, con la proyección del primer largometraje de ficción de la directora marroquí, “Sur la planche”.

La programación de esta nueva edición, que se podrá ver en el Centro Cultural de la Cooperación, en el cine Gaumont y en el CCEBA Florida, cuenta con 15 largometrajes que formarán parte de la competencia oficial, evaluados por un jurado también conformado por el realizador local Misael Bustos, el español  Riobe Cooke y  la filósofa Esther Díaz.

Entre las películas, se destacan  títulos como “Io Sono Li” (Italia, 2012), de Andrea Segre; “The 727 days without Karamo” (Austria, 2013), de Anja Solomonowitz; “Purgatorio: viaje al corazón de la frontera” (EEUU, México 2013), de Rodrigo Reyes; “Beyond the Ararat” (Bélgica, 2013), de Tülin Ozdemir y “Tacacho” (Colombia, 2013), de Felipe Monroy.

Así como, “Whitering” (Serbia, Suecia 2013), de Milos Pusic; “The art of becoming” (Bélgica, 2013), de Hanne Phylpo y Catherine Vuylsteke y “Sociedad Anónima” (Bélgica, 2013), de Orlando Verde.

“La selección de filmes se realiza en torno a la posibilidad de reflexión que cada uno pueda generar, siempre privilegiando la sensibilidad, el modo de tratamiento de la temática y sobre todo, que permita incorporar una visión nueva, diferencial para quienes nos convertimos en espectadores de la historia”, explicó la directora.

Esta edición suma la nueva sección Interculturalidad en la Música, curada por el artista vasco Fermín Muguruza y ofrece una gran cantidad de focos, retrospectivas y actividades, entre las que se destacan la retrospectiva de la obra de Kilani y una teleconferencia del francés Nicholas Klotz, quien presentará su película “Low life”.

-¿Qué impulsó la creación del festival?
-Es la confluencia de la experiencia personal de la migración, la vivencia generacional compartida como parte de los hijos de “exiliados” y el contexto particular que se vive hoy en el mundo en materia de cumplimiento de derechos de las personas migrantes. Un contexto en el cual la globalización quebró las fronteras de los estados nacionales, porque no responden a la necesidad de ganancia del capital y sin embargo detiene, criminaliza, estigmatiza, y reprime la movilidad humana.

-¿Por qué la invitación a Fermín Muguruza como curador y a Leila Kilani como jurado? ¿Qué representa de cada uno?
-Muguruza es en primera instancia un referente dentro del ámbito de la música. Es uno de los pocos músicos que puede unir lo que dice en sus letras con lo que hace, con su acción política personal y colectiva.
Además, luego de Negu Gorriak, Fermín como solista logró ser un etnógrafo musical, alguien que se nutre de la diversidad de los ritmos y las melodías de culturas diferentes, incorporándolos a sus composiciones. ¿Quién más que Fermín Muguruza puede hablar de la música de los pueblos en resistencia y lucha?
La invitación a Leila Kilani tiene como fundamento mostrar un cine realizado por directores jóvenes que observan el tema migratorio desde su propia experiencia. Leila, como mujer marroquí, tiene la cualidad de presentar el tema migratorio desde lo sensible de las experiencias femeninas, desde las determinaciones más profundas del hecho de migrar de una mujer africana hacia Europa. Como dice ella: “Migrar es un acto de fundación”.

-¿Cuál es la situación del migrante en Argentina y en el mundo?
-En la actualidad, Argentina tiene un rol de importancia en cuanto a que experimenta un proceso de incorporación de derechos de las personas migrantes. Porque no sólo permite el acceso a la residencia sino que coloca en pie de igualdad de derechos a todas las personas sin que el origen de su nacimiento sea el que determina este derecho. Esto es que la órbita del ser se pone por encima de la órbita del Estado.
Esto claramente es algo diferencial a la situación internacional, en donde la crisis económica actual cierra la reflexión en la estigmatización de determinados grupos. Procesos como el europeo en donde se cierran cuasi herméticamente las fronteras (y es cuasi porque siempre la idea es permitir el ingreso para sustentar la ilegalidad de la persona en cuanto a su permanencia y sostener entonces su explotación y, si es necesario su persecución y expulsión) y se construyen paradigmas nacionales linderos a los vividos en los albores de la década del 40.

You may also like