Noti - Denuncias: (3804) - 560150

También provocó pérdidas en los cultivos hortícolas de las zonas afectadas y en las producciones de ladrillos que se realizan en la ribera del río Paraná. El perjuicio económico de la crisis hídrica aún no fue calculado por las autoridades provinciales y municipales.

La creciente de los ríos en el Litoral argentino “se mantendrá durante varios días”, según los análisis realizados por autoridades de hidrología de la región, donde más de 2.600 personas seguían evacuadas en las provincias de Chaco y Corrientes.

La presidenta de la Administración Provincial del Agua (APA) de Chaco, Cristina Magnano, ratificó que “el río Paraná crecerá menos de los 7,40 metros que se había pronosticado” desde el Instituto Nacional del Agua (INA).

La funcionaria advirtió que “la creciente se mantendrá durante varios días, a diferencia de crecidas anteriores, en las que el río aumentaba y luego bajaba de caudal rápidamente”.

El río Paraná había estacionado desde ayer su ritmo creciente a la altura de Chaco, a pesar de lo cual más de 1.600 personas continuaban evacuadas hoy, de acuerdo a reportes oficiales.

En tanto, unas 9.400 cabezas de ganado debieron ser rescatadas de Isla del Cerrito, una de las localidades chaqueñas más afectadas por la crisis hídrica.

En Chaco, el Paraná se estacionó desde la hora cero de hoy en 6,98 metros, luego de que creciera sólo un centímetro respecto de la medición que se realizó anoche.

La Junta Provincial de Defensa Civil confirmó que la cantidad de evacuados era de 1.657, que se corresponden con 451 familias de las localidades de Isla del Cerrito, Puerto Vilelas, Colonia Benítez y Barranqueras.

En ese marco, la municipalidad de Isla del Cerrito coordinó en las últimas horas la evacuación de 7.800 cabezas de ganado vacuno, 800 equinos y 800 ovinos, ya que más de 9 mil hectáreas quedaron completamente bajo agua.

La crecida también provocó pérdidas en los cultivos hortícolas de las zonas afectadas y en las producciones de ladrillos que se realizan en la ribera del río Paraná, aunque el perjuicio económico de la crisis hídrica aún no fue calculado por las autoridades provinciales y municipales.

En Corrientes, el panorama sigue siendo preocupante ya que el Paraná no detenía su alza sobre el puerto capitalino, que esta mañana marcó una altura de 7,14 metros, luego de que ayer a las 9 se superara el nivel de evacuación establecido en 7 metros.

Allí había más de un millar de personas, en su mayoría autoevacuados.

Esa cifra se incrementó hoy porque vecinos de al menos diez barrios ribereños de las ciudades de Corrientes y Paso de la Patria debieron abandonar sus hogares y alojarse provisoriamente en casas de familiares o amigos ante al avance de las aguas.

En la ciudad de Corrientes 16 familias seguían evacuadas, mientras las autoridades clausuraron por la crecida la punta San Sebastián, uno de los paseos más tradicionales de la Costanera General San Martín.

En Itatí, el río se estacionó hoy en 8,05 metros, 15 centímetros por encima del nivel de evacuación, por lo cual 37 familias se mantenían alojadas en un refugio estatal, mientras que en Empedrado son 60 los núcleos familiares afectados por el agua, principalmente de las zonas isleñas y costeras.

You may also like