Noti - Denuncias: (3804) - 560150

“Hacer que el mundo sea más abierto y conectado”, esa es la idea que el cofundador de la red social defiende desde el inicio del sitio en 2004. Su inconformismo constante, una de las la razones de su continuo éxito.

El 4 de febrero la poderosa red social Facebook, la compañía que Mark Zuckerberg ideó y cofundó en un dormitorio de la Universidad de Harvard, cumple 10 años en la web con más de 1.000 millones de usuarios en todo el mundo.

Además, este 2014 el joven multimillonario cumplirá 30 años en mayo y festejará una década desde su primera cita con Priscilla Chan, ahora su esposa, a quien conoció por primera vez en la fila para el baño en una fiesta universitaria.

Zuckerberg es hoy una de las personas más influyentes y ricas del planeta. Su patrimonio neto es superior a 24 mil millones dólares, ubicándolo en el puesto 26 entre los más rico del mundo, según el ranking de Bloomberg. Con 29 años, controla sólidamente la red social con cerca del 29% del capital y 56% del derecho a votos.

Mientras la red social expone la vida de los demás, su creador es muy cuidadoso de su privacidad. De hecho, en octubre pasado, los medios locales dieron a conocer que Zuckerberg desembolsó u$s30 millones por las propiedades que rodean su residencia, ubicada en el barrio Crescent Park en Palo Alto, California.

Un hombre al que admira es al cofundador de Microsoft Bill Gates, no sólo por su rol destacado en el mundo tecnológico, sino por su labor solidaria. Siguiendo sus pasos, en diciembre pasado, Zuckerberg sorprendió a los grandes filantrópos al donar u$s990 millones en acciones de su compañía a tres organizaciones benéficas.

De acuerdo con Bloomberg Businessweek, que le dedica su última portada con una extensa entrevista desde la sede central de Facebook en Menlo Park, cada año se propone cumplir un desafío personal (aprender mandarín, hacerse vegetariano y conocer a alguien nuevo cada jornada, por ejemplo). Para este 2014, tiene la intención de escribir, al menos, una nota de agradecimiento todos los días, por correo o a mano, según él mismo confesó.

You may also like