Noti - Denuncias: (3804) - 560150

El gobernador Beder Herrera participó junto al rector de la Universidad Nacional de La Rioja (UNLaR) Enrique Tello Roldán; de la inauguración de la Unidad Didáctico Productiva de Procesamientos Aplicativos en Tubérculos, cuya marca Solar comenzó con la producción a pequeña escala de papas y batatas fritas. El emprendimiento forma parte de la Plaza Solar, iniciativa académica  que busca consolidar unidades productivas y de conocimiento. El lugar posee 147 metros cuadrados equipados con insumos y aparatos de última generación. Educación vinculada a la producción es la esencia de esta iniciativa.

“Seguramente la gente que hoy se está preparando acá hará La Rioja grande. No hay otra manera de salir y crecer que con educación y producción. De eso se trata. Eso es lo que realiza el rector en esta institución”, expresó el mandatario provincial luego de recorrer el lugar y degustar los productos.  Por su parte, Tello Roldán enfatizó que “lo más importante es  volver a creer en nosotros mismos. Se llama autoestima social. La Rioja si puede producir”.

En la ceremonia, el gobernador riojano y  el rector de la UNLaR, pusieron en marcha un emprendimiento que sintetiza los ejes de gestión, político institucionales, propuestos tanto a nivel nacional, como provincial. Vincular la producción y la educación, con la puesta en valor de la ruralidad, propuesta medular para el desarrollo y crecimiento de La Rioja y el Noroeste Argentino.

Participaron las máximas autoridades de la Casa de Altos Estudios, decanos, directores de carreras y de los institutos de Investigación entre otros.  Amenizó el Coro Polifónico de la UNLaR, compuesto por estudiantes de la licenciatura en Música.

Valor agregado. Industrializar la ruralidad

“Con esta puesta en valor de índole productivo, esta Casa de Altos estudios de todos los riojanos se enriquece. Le ponen valor agregado a la papa simplemente”, dijo el gobernador y agregó que “el rector recordó en sus palabras, cómo la presidenta de la Nación en sus discurso expresó la necesidad de ponerle valor agregado a los productos con la finalidad de poder vivir mejor”.

“La papa en sí es más bien barata, pero si uno le da valor agregado y hace papas fritas, se incrementa en 400 o 500 veces. Esto además de promover una industria rentable, genera principalmente la trasmisión de conocimiento”, explicó el mandatario provincial.

“Se trasmite producción, iniciativa y que los riojanos podemos hacer las cosas”, manifestó y reflexionó que “esta casa de Altos Estudios tiene muchísimas ofertas, muchas carreras y no tan solo se benefician todos los riojanos. Es una universidad pública y llegan de varias provincias a estudiar aquí”.

En este sentido, indicó que “se enriqueció la ciudad, se abren sedes de la universidad en muchos departamentos del interior; esta es la universidad que todos queremos y la que nos está preparando a nuestros hijos”.

Para Beder Herrera la UNLaR está formando los hombres del futuro riojano. “Seguramente la gente que hoy se está preparando acá hará La Rioja grande. No hay otra manera de salir que con educación y producción. De eso se trata. Eso es lo que realiza el rector en esta institución”

Al ser consultado si esta unidad de producción con valor agregado, pueden en algún momento convertirse en modelo de comercialización, el mandatario provincial indicó que en este lugar los estudiantes “aprenderán a hacer una industria”. “Esto es didáctico. No es para producir  y salir a vender cantidades, es principalmente para enseñar, se puede hacer para auto-sustentarse. Lo principal es que se prepararán personas para que se eduquen y produzcan que en La Rioja es lo que nos hace falta”.

“El rector es una gran administrador. Siempre lo digo. Hace de todo. No soy quien para decirle, pero a mi me sorprende la cantidad de cosas que hace y cómo administra el dinero. Sobretodo lo admiré porque yo logro buenos precios, pero él logra mejores”, señaló.

Del mismo modo, el gobernador resaltó las inversiones e infraestructura que se están realizando en la Plaza Solar, como el espejo de agua, la fabrica de aceite, los olivos, la producción de miel y otras acciones, que destacan en este sitio.

Autoestima social. La Rioja si puede producir

El rector de la UNLaR brindó detalles de los emprendimientos que ejecuta la institución y agradeció la visita del gobernador Beder Herrera. “Este es uno de los emprendimientos que estamos proyectando, ejecutando y cumpliendo. Son muchos  y podríamos anunciar muchos más, como por ejemplo que trajimos alevines desde Chascomús para la siembra de pejerreyes; se suman a ello los tambos de Chepes y de Chamical, la unidad de proceso de Agua Sólida de Chepes, el Observatorio Ecológico, la ampliación de la guardería de Villa Unión, el Instituto de Tecnología Alimenticia y la inauguración dentro de un mes de los que es la planta potabilizadora, fraccionadora y embotelladora de agua mineral en este lugar, son algunos de los emprendimientos que ya cuentan con financiamiento y que están con ejecución”.

Tello Roldán añadió que se suman a estos proyectos “la residencia para científicos, el edificio para entrenamiento deportivo financiado por la FUNLaR dentro de la Ciudad Universitaria y la fábrica de alimentos balanceados en Catuna. Son alrededor de diez emprendimientos que están al finalizar y que calculamos que a fines de mayo están finalizados”.

“Buscamos alcanzar un beneficio social y colectivo; como dijo el gobernador, que se formen recursos humanos y generar y regenerar la cultura del trabajo en nuestra provincia y en nuestra comunidad. Esa es la única manera de dignificar al hombre. Como decía el General Perón, en la nueva Argentina hay una sola clase de hombres, los que trabajan”, ejemplificó.

“Eso es lo más importante, volver a creer en nosotros mismos. Se llama autoestima social. La Rioja sí puede producir”, enfatizó el rector y añadió que “dónde está dicho que no se puede producir o que solamente en los centros de grandes lluvias pueden hacerlo. Los originarios la producían (a la papa) en el altiplano y con eso se alimentaban”.

“Nos han castrado, a veces, culturalmente, haciéndonos creer que el trabajo es un castigo. En muchas ocasiones nos inculcaron el creer que íbamos a vivir con lo que daba la aduana de Buenos Aires. Nos vencieron, derrotaron y masacraron a nuestros paisanos, por lo que las generaciones aprendieron que no debían trabajar. Hoy mostramos un contraste de aquello”, concluyó el rector de la UNLaR.

You may also like