Noti - Denuncias: (3804) - 560150

Fuerzas antidisturbios de la policía griega irrumpieron en la sede central de la antigua cadena de televisión pública, ERT, ocupada por trabajadores desde junio pasado en protesta por el cierre abrupto ordenado por el gobierno de Antonis Samaras.

Utilizando gases lacrimógenos y equipos antimotines, los agentes ingresaron por la madrugada en las instalaciones de la antigua ERT, ubicada en el barrio de Aghia Paraskevi, en el norte de Atenas, tras romper la cerradura de la entrada, según informó la agencia estatal de noticias AMNA.

La policía dijo que cuatro trabajadores fueron detenidos brevemente durante el operativo y que unos 50 fueron desalojados del edificio, que ahora será entregado a la nueva empresa de TV estatal creada tras el cierre de ERT, que está transmitiendo desde pequeños estudios ubicados en otra zona de Atenas.

El presidente de la asociación sindical de ERT, Panayotis Kalfayanis, uno de los detenidos, dijo que los agentes “no tenían orden de registro ni papeles oficiales, pero entraron igualmente para pedirnos que abandonáramos el edificio”.

La delegada sindical de ERT, Maji Nikolara, informó que los trabajadores continuarán emitiendo sus informativos “pese al desalojo y gracias a un tercer canal ERT3” ubicado en la ciudad de Salónica.

Esta programación se emite por Internet, como se estuvo haciendo en los cinco meses que duró la ocupación, explicó la sindicalista.

La evacuación del edificio fue pacífica, pero horas después la policía tuvo que lanzar gases lacrimógenos contra unas 200 personas que acudieron a las puertas para apoyar a los trabajadores de ERT.

Unas 1.000 personas se congregaron más tarde frente al edificio para protestar pacíficamente contra el desalojo.

El cierre de ERT, el pasado 11 de junio por orden del gobierno del conservador Antonis Samaras, desató una crisis política y la escisión de la delicada coalición de gobierno, con la salida de Izquierda Democrática, además de gatillar una fuerte indignación popular que se expresó en continuas marchas de protesta.

El cierre de ERT, el pasado 11 de junio por orden del Gobierno del conservador Antonis Samaras, desató una crisis política y la escisión de la delicada coalición de Gobierno

El Ejecutivo dijo en ese entonces que el cierre se encontraba dentro del paquete de recortes y ajustes acordados por Grecia con la “troika”, integrada por la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional (FMI), en el marco de la severa crisis económica que golpea al país heleno.

Kalfayanis tachó de “ilegal” el desalojo por carecer de la orden de un juez y la calificó de obra de “un Gobierno fascista”.

El portavoz del Gobierno, Simos Kedikoglu, sin embargo, justificó el desalojo, que tachó de necesario para “acabar con una ocupación ilegal”.

“Esta fue la mejor manera de hacerlo, con el mayor cuidado” dijo el vocero, para quien sólo se trató de “aplicar la ley y devolver el edificio a su legítimo dueño”.

Todo el arco político opositor así como los principales sindicatos y organizaciones sociales criticaron duramente la orden de desalojo, que fue tachada de “ilegal”.

El principal partido de la oposición, el izquierdista Syriza, anunció que pedirá que el Parlamento vote una moción de censura contra el gobierno.

“Es inaceptable porque es inconstitucional”, aseguro el greco-argentino Kostas Isijos, dirigente de Syriza, quien recordó que el cierre de ERT fue ordenado “por decreto y jamás votado por el Parlamento”.

Isijos denunció asimismo que la policía no dejó ingresar al edificio de ERT a diputados de Syriza que querían verificar que no se haya dañado el material de la cadena pública.

Tras el cierre en junio, los tribunales calificaron de ilegal la desconexión de la señal y conminaron al Gobierno a restablecerla, pero en lugar de restablecer la antigua ERT, el Ejecutivo anunció la creación de un nuevo ente público, NERIT, con un equipo más reducido, pero que aún no se ha puesto en marcha.

Paralelamente, el gobierno recuperó las emisiones a través de una cadena transitoria, la DT, que emitió primero desde el estudio de una cadena privada y posteriormente desde otro edificio de la antigua ERT.

Al mismo tiempo, los trabajadores rebeldes de la ERT continuaron  las emisiones, primero a través de la frecuencia analógica y después sólo por Internet; eso sí, sin ningún tipo de sueldo.

El desalojo se produce un día después de una jornada de huelgas que paralizaron gran parte de las instituciones estatales en rechazo a la visita de una misión de la troika para verificar si el gobierno cumple con los ajustes necesarios para que siga recibiendo el dinero del acordado “rescate” financiero.

La huelga -la número 35 desde iniciada la crisis económica griega, en 2010- se desarrolló bajo la convocatoria “No más despidos y recortes. Juntos podemos conseguirlo” y fue calificada de “exitosa” por los organizadores que llamaron a los acreedores a “tomar su programa de ajustes e irse”.

You may also like