ADMINISTRADOR BLOQUEADO

Fue triunfo por 2 a 0, con goles de Zapata y Pizzini, ante Huracán. El equipo de De Felippe consiguió ganar cuando más lo necesitaba. Con un buen primer tiempo, aguantó el embate del «Globo» en la segunda parte y alcanzó el ascenso. La emoción de los jugadores y los festejos.

Independiente terminó hoy con la agonía que vivió a lo largo de una temporada, y regresó finalmente a Primera División tras doblegar, con mucho de suerte y sufrimiento, a Huracán por 2-0 en un desempate desarrollado en el Estadio Ciudad de La Plata.

Martín Zapata, a los 37 minutos del primer tiempo, y Francisco Pizzini, a los 42 del segundo período, anotaron los goles del equipo dirigido por Omar De Felippe.

Aunque a jugadores, cuerpo técnico y simpatizantes poco le importará, el triunfo de Independiente se vio manchado por el grosero error cometido por el árbitro Diego Ceballos, quien a instancias del asistente número uno Gustavo Esquivel, anuló un gol correctamente convertido por Ramón Abila, el cual hubiese supuesto el empate de Huracán, a los 29 minutos de la segunda parte.

La diferencia entre uno y otro estuvo dada por el aprovechamiento de las situaciones de gol que ambos dispusieron a lo largo de los 90 minutos.

Huracán jugó mucho mejor que Independiente, en un cotejo que nunca salió de la mediocridad, pero no sólo no supo concretar, sino que también en varias ocasiones debió chocar contra la seguridad de Diego Rodríguez, el arquero del conjunto de Avellaneda.

En contrapartida Independiente fue más práctico. Jugó relativamente bien los últimos 25 minutos del primer capítulo, lapso en el cual consiguió su gol a través de Zapata luego de aprovechar un rechazo del arquero Marcos Díaz.

Después se dedicó a esperar. Apenas comenzó el segundo segmento todo Independiente se agrupó en su campo y aguantó cada uno de los embates de Huracán, los cuales eran dirigidos por Gonzalo Martínez, su mejor jugador.

Pero al Globito le faltó claridad. A los 5 minutos pudo haber empatado Leandro Caruso. El delantero tuvo tiempo y espacio, pero cabeceó mal, y la pelota se fue por encima del travesaño.

Fue un anticipo de lo que pasaría a lo largo de los 40 minutos restantes, porque Huracán fue y fue, y contó con las debilidades de la defensa de Independiente, pero no supo sacarle provecho.

Parado para salir de contraataque, Independiente liquidó el encuentro a los 42 minutos, a través de Francisco Pizzini, quien quedó sólo frente a Díaz, no tuvo más que esquivar el tacle del arquero, para rematar y enviar la pelota al fondo de la red.

Independiente ganó porque fue más práctico. Como a lo largo de la temporada jugó mal, sufrió y pudo perder. Pero eso ya forma parte de la historia.

You may also like