Noti - Denuncias: (3804) - 560150

Ocurrió en una fábrica de fertilizantes. El fuego se extendió e incluso destruyó algunos edificios adyacentes, entre los que se encontraba un asilo de ancianos y una escuela. Toda la zona esta devastada.

La explosión ha ocurrido alrededor de las 8 de la tarde, hora local, en West, una población de unas 2.700 personas, a unos 130 kilómetros de la ciudad de Dallas. La localidad de cierta importancia más cercana es Waco, a 30 kilómetros.

El portavoz de la policía de esta última localidad, Patrick Swanton, ha asegurado que en la explosión pueden haber perdido la vida entre cinco y quince personas, aunque ha evitado dar cifras concretas.

En una rueda de prensa, el portavoz policial ha señalado que se ignora el paradero de entre tres y cinco bomberos y que “podría haber entre 5 y 15 víctimas mortales” y al menos 179 heridos.

“No tenemos indicio de que esto haya sido más que un accidente industrial o de que haya habido alguna actividad criminal, pero estamos investigándolo”, ha dicho Swanton.

Anteriormente, la cadena local KWTX citaba fuentes de la dirección de emergencias de la localidad y daba por segura la muerte de 9 personas: seis bomberos, 2 trabajadores médicos de urgencias y un policía. Siete internos del asilo están desaparecidos.

“Parece una zona de guerra”
La deflagración ha podido oirse a 70 kilómetros de distancia, según asegura la CBS, y el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS) ha detectado un temblor de tierra de magnitud 2.1 en la escala de Richter. Los vecinos han descrito “una bomba nuclear”, mientras que otros creyeron que se trataba de un terremoto.

Más de 50 edificios han sufrido daños. La mayoría viviendas de West, pero también la escuela y la residencia de ancianos ya citadas. Se desconoce aún si las viviendas habían podido ser desalojadas antes de la explosión. La mayor parte de la población local ha sido evacuada.

“Nunca he visto nada como esto”, ha declarado el sheriff del condado Parnell McNamara. “Parece una zona de guerra”, ha añadido.

Un portavoz del Departamento de Seguridad Pública, D. L. Wilson, ha comparado también el lugar de la tragedia con el escenario de la guerra de Irak o del edificio federal de Oklahoma que sufrió un grave atentado en 1995, con decenas de víctimas. Wilson ha añadido que probablemente haya cuerpos atrapados entre los escombros.

El alcalde de West, Tommy Muska, la localidad donde se encontraba la fábrica, ha reconocido que “no sabemos el alcance de los daños. Puede haber cientos de heridos e incluso muertos. Puede que mucha de esa gente no esté aquí mañana”.

Más de cien heridos

Más de cien heridos han sido trasladados al Centro Médico Bautista Hillcrest, en Waco, Texas, según ha informado el vicepresidente de operaciones del hospital, David Argueta. La cadena ABC News cifraba los heridos hospitalizados en 195, 24 de ellos críticos.

El director ejecutivo del centro Hillcrest, Glenn Robinson, ha asegurado a CNN que en el hospital se estaba viendo “de todo”, desde “daños ortopédicos hasta pacientes con graves pérdidas de sangre”.

El Gobernador de Texas, Rick Perry, ha emitido un comunicado en el que ha declarado que su oficina “ha movilizado recursos estatales para ayudar a las autoridades locales” a controlar el incidente.

En un informe a la Agencia de Protección ambiental de Texas, la firma Fertilizantes West informó que tenía en esa planta 24,5 toneladas de amoniaco, y que lo peor que podría ocurrir allí era un escape de unos 10 minutos de amoniaco que no causaría lesiones.

You may also like