ADMINISTRADOR BLOQUEADO

Reeva Steenkamp, quien murió en un confuso episodio en la casa del atleta, había publicado un mensaje de San Valentín en su cuenta de tweeter.

La muerte de Reeva Steenkamp conmocionó al mundo del deporte. La modelo sudafricana falleció luego de recibir dos disparos en un confuso episodio en la casa de su novio Oscar Pistorius y los investigadores tomaron su último mensaje en Twitter como una posible pista de lo que pudo haber pasado.

“What do you have up your sleeve for your love tomorrow??? #getexcited #ValentinesDay”

En su cuenta de la red social la modelo de 30 años había publicado horas antes de la tragedia un insinuante mensaje de San Valentín: “¿Qué guardas bajo la manga para tu amor mañana?”. Y cruzó varios mensajes con sus seguidores sobre los regalos que le iban a dar a sus parejas pro el Día de los Enamorados.

Al ser detenido Pistorius indicó que confundió a su novia con un intruso que había ingresado a su casa, y entre las hipótesis que manejan los investigadores está la posibilidad de que Reeva haya querido sorprender al atleta olímpico por San Valentín y todo terminó en tragedia.

Según publicó el diario ABC de España la modelo nacida en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, se definía a sí misma en su perfil de Twitter como “modelo, chica de portada, concursante del reality ‘Tropika Island of Treasure’, licenciada en Derecho e hija de Dios”.

Reeva fue la primera cara de los cosméticos Avon en su país, lo que le convirtió en un rostro muy conocido para sus compatriotas. También fue chica de portada de la revista FHM e interpretó algunos pequeños papeles en la televisión sudafricana. Reeva tenía dos pasiones, los coches y la cocina, y decía que le gustaba pasar su tiempo libre con amigos y familiares.

Según indica la publicación Pistorius ya había contado en su momento que siempre dormía con una pistola al lado de la cama y una ametralladora junto a la ventana por su preocupación por la seguridad.

Ahora los investigadores deberán determinar si Reeva falleció como consecuencia de una disputa doméstica que se salió de control o fue víctima de su propia sorpresa de San Valentín.

You may also like