Noti - Denuncias: (3804) - 560150

El ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, denunció que la inteligencia policial detectó un plan de las FARC para atentar contra el ex presidente Álvaro Uribe, por lo que se ordenó reforzarle las medidas de seguridad.

El ministro de Defensa colombiano, Juan Carlos Pinzón, dijo que, por instrucciones del presidente Juan Manuel Santos, se reunió con Álvaro Uribe (2002-2010) para ponerlo al tanto del plan, detrás del cual se encontraría la columna “Teófilo Forero” de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que actúa en el suroeste del país.

“La Policía Nacional y la Fiscalía General están evaluando la información hallada. El presidente Santos ordenó, que además del esquema de seguridad actual del expresidente Uribe y de su familia, que compromete a cerca 300 funcionarios, se haga todo lo necesario para garantizar la seguridad e integridad del exmandatario y protegerlo, así como llegar a los responsables de estas amenazas”, dijo Pinzón, según reportó la agencia DPA.

Uribe se mostró agradecido por el aviso del gobierno y dijo que seguirá criticando el proceso de paz que cumplen desde hace un año en Cuba el gobierno de Santos y las FARC.

“Me comunicaron que el grupo terrorista FARC está preparando un nuevo atentado y quiero agradecer la protección permanente que he tenido, pero, además, sí quiero pedir la protección de Dios, que ha sido tan generoso conmigo”, dijo el exmandatario a la salida de una reunión de su movimiento político Uribe Centro Democrático.

“Doy las gracias porque las Fuerzas Militares me cuidan mucho. La seguridad mía ha estado bien y solo tengo gratitud con las personas que integran mi esquema de seguridad”, agregó.

Uribe defendió durante su gobierno las políticas de “seguridad democrática” centrada en una fuerte ofensiva contra la guerrilla y una campaña de descrédito hacia este grupo insurgente.

El exmandatario ha estado en la mira de las FARC desde que era candidato en las elecciones presidenciales de 2002.

En ese entonces, fue blanco de un ataque atribuido a las FARC en abril de ese año cuando una bomba de alto poder fue activada al paso de su caravana, pero un vehículo que pasaba por el lugar amortiguó el impacto y el político resultó ileso.

Cuando juraba por primera vez como presidente, el 7 de agosto de 2002, las FARC lanzaron varios cohetes contra la Casa de Nariño (sede de gobierno).

Sin embargo, otros proyectiles se desviaron y cayeron en un barrio marginal ubicado a corta distancia del palacio, donde murieron 27 personas y 13 resultaron heridas.

Otro ataque se registró en febrero de 2003 con la detonación de una carga de explosivos en una casa de un sector de la ciudad que era visitado por funcionarios del gobierno.

Asimismo, en abril de 2005 fue lanzado un cohete hacia la pista del aeropuerto de Neiva en momentos en que aterrizaba el avión de Uribe, sin causar mayores daños.

You may also like