Noti - Denuncias: (3804) - 560150

Tienen 19 y 15 años y están acusados del asesinato de un futbolista, de 29 años. El menor, apodado “Tonga”, se muestra con armas en su perfil de Facebook.

Un adolescente de 15 años y un joven de 19 fueron detenidos como presuntos responsables del crimen de un deportista durante un partido de Futsal AFA que se llevaba a cabo en el departamento mendocino de Guaymallén.

La detención del menor, apodado “Tonga”, se produjo en la tarde del martes pasado en una casa del barrio Lihué, durante un operativo en el que se llevaron a cabo tres allanamientos.

A pesar de que por su edad es inimputable, el joven quedó bajo custodia y fue entrevistado por la fiscal Claudia Ríos, a una declaración informativa, ya que los menores no pueden ser indagados.

El adolescente, según indicó el diario Los Andes, negó haber estado en el lugar en el que se produjo el crimen durante su declaración.

En tanto, el otro joven, llamado Leonardo Sosa, fue arrestado cuando se presentó en el Hospital Central de la ciudad de Mendoza con una herida de bala.

Los médicos reportaron el hecho a la Policía, que comprobó que se trataba de uno de los jóvenes buscados por el asesinato de Gustavo Pelegrina, el jugador de futsal de 29 años, asesinado en el predio Poliguay el 27 de diciembre pasado.

El episodio que derivó en el asesinato del deportista se inició cuando al Polideportivo ubicado en la calle Gomensoro arribó una parte de la hinchada de Independiente Rivadavia de Mendoza con bombos y banderas para apoyar a uno de los equipos.

Alrededor de las 23:30, unos 20 simpatizantes del Atlético Argentino, encapuchados y armados, irrumpieron en el lugar con el presunto objetivo de lograr apoderarse de las banderas de la “Lepra”.

Por esta razón, se produjo un enfrentamiento entre ambos bandos, uno de los cuales comenzó a disparar y esto derivó en corridas de los tranquilos espectadores, caos y desesperación de las dos mil personas que corrían para protegerse de los tiros.

En el medio de la batahola Pellegrina fue herido de un disparo en la sien y murió en el lugar mientras que un nene de 7 años se cayó de las gradas.

El niño fue aplastado por la gente que buscaba escapar y sufrió fracturas en ambas piernas, por lo que fue trasladado de urgencia hacia el hospital Notti donde permanecía internado acompañado por sus padres.

Pellegrina se dedicada a la venta de tractores, tenía dos hijos y su esposa se encontraba embarazada de ocho meses.

You may also like