ADMINISTRADOR BLOQUEADO

El Jefe de Gabinete viajó a la ciudad correntina de Ituzaingó junto a la ministra de Seguridad, María Cecilia Rodríguez, y el secretario, Sergio Berni, para coordinar en el territorio la situación generada por la crecida del Paraná.

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, afirmó hoy que la crecida el río Paraná «es histórica» pero que las obras de infraestructura realizadas en la última década «permitió que cada vez haya menos familias evacuadas», al tiempo que estimó que en el Chaco y en Corrientes «hay 800 familias fuera de sus hogares y prácticamente ninguna en Misiones».

Capitanich viajó hoy a la ciudad correntina de Ituzaingó junto a la ministra de Seguridad de la Nación, María Cecilia Rodríguez, y el secretario, Sergio Berni, para coordinar y evaluar en el territorio la situación generada por la crecida del Paraná a raíz de las intensas lluvias en el sur de Brasil.

El funcionario, al arribar a esa localidad correntina, destacó que cuando se analiza todos los picos de crecida de distintos años desde 1983, «se observa que en los últimos 30 años hubo obras de infraestructura que se profundizaron en la última década».

«Esto permite que cada vez haya menos familias evacuadas y autoevacuadas, por las medidas de la Nación y las provincias», consideró Capitanich, que estimó que sólo en el Chaco y en Corrientes «hay unas 800 familias evacuadas, mientras que en Misiones prácticamente no hay evacuados debido a que las obras de tratamiento costero de la Entidad Binacional Yacyretá permitieron el traslado y la relocalización de las familias afectadas por las represas».

Indicó además que «estamos trabajando en el territorio, vamos a hacer una supervisión directa, iremos a la isla Apipé y Yacyretá, luego a la zona costera para evaluar los alcances de esta crecida».

Consideró que declarar la emergencia agropecuaria en la región a raiz de la gran cantidad de animales perdidos «es algo que compete a los gobiernos provinciales» y ñadió que «son los gobiernos de cada provincia afectada» los que deben realizar la evaluación en ese sentido.

Explicó que el pico máximo del caudal de Yacyretá «es de 30.000 metros cúbicos por segundo y en este momento está en descenso», al tiempo que  descartó que esa represa presente alguna grieta o falla en su estructura.

Por su parte, el secretario de Seguridad, Sergio Berni, viajaba a la ciudad de Corrientes y luego se trasladaba al Chaco para coordinar y evaluar el trabajo de la Prefectura Naval en la asistencia a los damnificados.

La Entidad Binacional Yacyretá informó hoy que los caudales del Río Paraná, afluentes a su embalse, continúan estables con valores cercanos a los 30.000 metros cúbicos por segundo, más del doble de los niveles normales del río, pero estiman que a partir del jueves se encontrarán «por debajo de la marca de alerta que es de 3,50 metros».

En el Chaco, esperan que para mañana y pasado llegue el pico de la crecida con valores cercanos a los 7,10 y 7,30 metros,  informó la Administración Provincial de Agua (APA).

En principio se había previsto que el máximo caudal iba a llegar a la provincia el domingo, tras el nivel de aguas registrado días atrás en Paso de la Patria (Corrientes), punto de confluencia de los ríos Paraguay y Paraná.

Respecto de la situación del Río Paraná, la APA indicó que el pico  ya pasó por Itatí, antes de la confluencia con el río Paraguay, con una marca máxima de 7,70 metros el sábado por la noche, que hoy ya descendió hasta los 7,61 metros.
En Barranqueras se registra 6,91 metros, con un ascenso de 0,10 m en las últimas 24 horas.

La APA informó que están cerradas las compuertas de las obras de control de Barranqueras, Laguna Blanca y Soberanía Nacional, desde el miércoles a la tarde.

El organismo aconsejó a la población costera tomar los recaudos correspondientes ante los desbordes que están produciendo la crecida de los ríos Paraná y Paraguay, en especial en el área de influencia de Puerto Bermejo, General Vedia, La Leonesa, Las Palmas, Isla del Cerrito, Colonia Benítez, Antequeras, Barranqueras, Puerto Vilelas, Bajos de Tacuarí, Paraje Soto y Basail.

Explicó cada poblador puede hacerse una idea de la altura de la crecida prevista tomando como referencia los niveles máximos del año pasado y sumándole 0,30 metros aproximadamente.

En la ciudad de Santa Fe ya se decretó la emergencia hídrica en las costas a raíz de la crecida, aunque las autoridades comunales son optimistas respecto al impacto que puede llegar a tener en la ciudad.

You may also like