Noti - Denuncias: (3804) - 560150

Los especialistas aclararon que esta vacuna no sirve si se aplica sola, sino que tiene que complementar las terapias convencionales, como la quimioterapia o radioterapia. En Argentina, se producen 9000 muertes al año por esta enfermedad.

 

La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) autorizó la comercialización de la primera vacuna terapeútica contra el cáncer de pulmón avanzado, que estará disponible a partir de julio, y es producto del trabajo de investigadores argentinos.

Si bien se aclaró que no es para prevenir y que debe complementarse con otros tratamientos, la vacuna sirve como terapia para un cáncer de pulmón avanzado, ya que utiliza el sistema inmune del cuerpo para atacar a los tumores.

La vacuna, la primera terapeútica contra ese tipo de cáncer, se podrá tener desde julio, a través de las obras sociales, las prepagas o la cobertura pública.

Pero los especialistas aclararon que esta vacuna no sirve si se aplica sola, sino que tiene que complementar las terapias convencionales, como la quimioterapia o radioterapia para tratar uno de los cánceres más complicados, que solo Argentina provoca 9.000 muertes por año.

Durante 18 años los investigadores argentinos, con participación de especialistas de Cuba, estuvieron desarrollando la vacuna.

“Cuando empezamos a trabajar, nos propusimos desarrollar terapias biológicas que utilizan al sistema inmune del cuerpo humano para combatir el cáncer. Pensamos que un producto iba a estar listo en cinco años, pero fue mucho más difícil de lo que imaginamos. Igual seguimos adelante. Fue un largo camino de construcción si lo vemos desde la mirada de hoy”, comentó a la prensa Silvia Gold, quien dirige el llamado Consorcio de investigación, desarrollo e innovación, que desarrolló la vacuna.

En ese consorcio tomaron parte, dentro del grupo de científicos, la Universidad Nacional de Quilmes, el Instituto de Oncología Angel Roffo, el Hospital de Pediatría Garrahan, el Conicet, la Universidad de Buenos Aires, el Centro de Inmunología Molecular de La Habana (CIM), en Cuba, y la empresa argentina Elea.

Previo a llegar a esta instancia de comercialización se realizaron ensayos clínicos con la participación de 100 personas de diferentes especialidades, y se probaron en 600 pacientes.

El producto está patentado en Argentina, la Comunidad Europea y los Estados Unidos, y se venderá próximamente en Brasil y otros países latinoamericanos, India, Taiwán, Corea del Sur y Malasia, entre otras naciones.

You may also like