ADMINISTRADOR BLOQUEADO

La Legislatura provincial se reunirá en las próximas horas para avalar la suba del 35% del salario mínimo “de bolsillo” establecida por el gobernador. Es rechazada por los efectivos, que siguen con la protesta.

El gobernador de Tucumán, José Alperovich, firmó este martes un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) en el que se establece un incremento salarial del 35% para la policía y pidió a la Justicia que desaloje a los agentes que mantienen una protesta en la subjefatura.

Así, el gobierno de Tucumán promulgó por la tarde el decreto con la suba salarial a los policías que llevan a 8.500 pesos el sueldo inicial. Ahora, la Legislatura provincial se reunirá para avalar la decisión del titular de Poder Ejecutivo.

En cuanto al pedido de desalojo, fue presentado por el fiscal de Estado, Jorge Posse Ponessa, en el marco de una denuncia para que se investigue por sedición e incumplimiento de los deberes de funcionario público a los 400 policías que ocupan la subjefatura en rechazo al aumento dispuesto por el gobierno.

Tras los anuncios, a las 17.30, representantes de los policías que se acuartelaron llegaron a la Casa de Gobierno de Tucumán para mantener una reunión con los funcionarios provinciales buscando acercar las partes para llegar a un acuerdo y levantar la medida de fuerza.

Los uniformados se dirigieron directamente a la oficina del ministro de Seguirdad Ciudadana, Jorge Gassenbauer, quien es el interlocutor oficial. Los policías, que actualmente tienen un básico de 7.000 pesos, reclaman elevar ese haber a 12.000, pero la provincia decretó llevar el mínimo a 8.500.

You may also like