Noti - Denuncias: (3804) - 560150

El gobernador Beder Herrera adelantó, tras la rápida resolución del conflicto generado por la Policía de la provincia por cuestiones salariales, que se producirán cambios, tanto a nivel ministerial con la salida de Felipe Álvarez de la cartera de Gobierno, como en la cúpula policial. Dejó en claro su desacuerdo con ese tipo de manifestaciones que comprometen el bien común y además generan malestar en otras áreas estatales. Sostuvo que fue el gobernador que más ayudó a la Policía y precisó que este problema puso en evidencia una falta de contención de los agentes.

El mandatario resaltó su preocupación por este conflicto de orden salarial que se suscitó con la Policía de la provincia y en ese aspecto remarcó que tenía conocimiento de esta situación desde antes de las elecciones. Tras lo cual mostró su desacuerdo en la forma que se manifestó la fuerza policial, dejando indefensa a la sociedad, “especialmente cuando yo tengo diálogo con todos y fui el gobernador que más reivindicó a la Policía en la historia de la provincia”.

En ese sentido, puntualizó que cuando llegó a la gobernación, “había un 20% de policías viviendo en ranchos, desamparados, muchos de ellos sin armas, sin uniformes, los he recuperado a todos ellos, les pedí al ministro de Gobierno, al jefe de la Policía, que vayan casa por casa, porque los policías son trabajadores especiales. No son un sindicato”.

“Pero dejarme a la gente en vilo, con el miedo que se repita lo que había pasado en Córdoba, con el efecto contagio que se extiende a otras provincias, fue algo que no comparto”, indicó y puso de relieve que estuvo en contacto permanente con el jefe de Gabinete de la Nación, Jorge Capitanich, tanto anoche hasta altas horas de la noche como hoy desde muy temprano y precisó que el funcionario nacional había dispuesto el envío de un avión Hércules con fuerzas de Gendarmería, pero que pidió que se deje sin efecto esta medida ante la resolución del conflicto.

Igualmente, dijo que “no se registraron desmanes, salvo algunos incidentes menores, que incluso la propia Policía y eso se los reconozco, los solucionó rápidamente” y reiteró que nadie atendió a la Policía como él, lo que le deja un gran dolor tener que pasar por estas alternativas.

El gobernador hizo mención a que esta situación tuvo mayor eco entre los policías más jóvenes y los de mayor edad, y puntualizó que había jubilados protestando cuando muchos de ellos cobraron entre 70 a 100 mil pesos y expresó que esta situación genera que otros sectores comiencen con protestas salariales, las que de todos modos no tendrán eco, ya que el gobierno no tiene fondos para hacer frente a esos planteos.

En ese aspecto, puso de ejemplo a los trabajadores de la planta PIL, que están con protestas, “ya le dije al Ministro que haga algo y al que no le guste que renuncie, al que pare se le descontará”. También recordó las medidas de protesta que en su momento mantuvieron los trabajadores judiciales y recordó que no se les pagó por varios meses hasta que levantaron las manifestaciones.  Descartó citar a los gremios y adelantó que al que haga huelga se le hará un sumario.

“Estamos sacando 150 millones de adelanto de préstamos para poder pagar los sueldos. Entre el 15 de diciembre y el 15 de enero, la provincia tiene que pagar 715 millones de pesos solo en concepto salarial, con todos los otros gastos trepa a 760 o 770 millones de pesos, es más del 40% más que el gasto en el mismo mes. Toda esa plata va al consumo”, precisó.

El titular del Ejecutivo manifestó que la Policía recibió numerosos beneficios, como viviendas, y en ese aspecto, dijo que seguramente “si bien el comisario Bonader es una excelente persona, han fallado los mandos medios de la fuerza policial, lo que traerá cambios, tanto en la cúpula como en la salida del ministro de Gobierno, que ya fue al PAMI.

En este aspecto, resaltó que esta es un área muy importante, ya que sus afiliados se atienden en el hospital, “toda la plata que viene del PAMI es poca para atenderlos, nadie se hace cargo de ellos, solo el gobierno”.

El mandatario, que reiteró la llegada de Luis Angulo a la cartera de Seguridad, remarcó que aún no hay nombres para estos cambios.

Del ex jefe de Policía destacó su capacidad de diálogo y en especial con la propia fuerza policial “ya que no se trata de ñoquis, salvo alguno que otro pícaro, son gente que trabaja y esa gente las quiero, las cubro, porque son quienes hacen La Rioja. La Policía está en la calle, con sacrificio y yo los quiero cuidar, pero me los han descuidado en muchos temas, por eso mi desagrado con la Cúpula”.

“Les dije que tienen que ir Comisaría por Comisaría, ver qué necesita la gente, el policía tiene miedo por su jerarquía de llegar a mí. Le dije al ministro, vayan una por una, hay que contenerlos, preguntarles qué les hace falta, no es tan solo el sueldo y en eso tienen razón”, explicó  y acotó que “de todos modos no los justifico, van a seguir bien, pero ya no serán mis protegidos”.

También dejó entrever que este aumento tendrá aparejadas otras exigencias a la Policía, entre las que destacó que se acabaron los ascensos para aquellos que no estén en buena forma física, reiteró que todos los temas se pueden solucionar con canales de diálogo y ejemplificó que puso a Fernando Rejal para que soluciones las cuestiones atinentes al Parque Industrial, “esa es gente que trabaja, que produce, ganan mucho menos en relación a lo que cobra un empleado público que solo trabaja 5 horas o menos, que si bien es cierto que esa masa salarial mueve la economía, hay que ser justos y poner las cosas en su lugar”.

“Tengo un plan de gobierno que busca transformar la provincia, por eso estamos realizando las obras de infraestructura necesarias, estamos fortaleciendo la educación, pero ello requiere de fondos, diligencia; lo mismo que la energía eólica, las redes de energía, seguimos aumentando el consumo energético, de un año al otro subió un 80%”, puntualizó.

En tanto que resaltó que a los comerciantes les propuso sumarse al emprendimiento de la zona sur, que tendrá un shopping y un hotel, y les aclaró que son inversiones del Estado, no de empresarios de otras provincias, y sostuvo que no hay nada de veraz en que Lázaro Báez tenga que ver con estas obras.

Por otra parte, resaltó como muestra de ese consumo creciente en la sociedad, que ayer se alcanzó un nuevo récord histórico de consumo energético, con 314 MW, y reiteró que tomó la medida que hasta el 23 de diciembre los empleados no concurran en el turno tarde, con el fin de aminorar el consumo y no se vean afectadas las bombas de las perforaciones, de las que se obtiene el 95% del agua que se consume en la provincia.

“Trabajo para La Rioja, para la gente y en estos dos años que vienen profundizaré esa labor”, sostuvo y agregó que tras ello se “irá a su casa, sin fueros, como debe ser”.

You may also like