ADMINISTRADOR BLOQUEADO

El titular de la CGT opositora criticó la designación de Jorge Capitanich como jefe de Gabinete: “Ponerlo en el lugar que está para hacer lo que le digan lo que tiene que hacer no debe ser muy grato”, advirtió. Además, se mostró molesto con el Gobierno por no haber sido convocado a la reunión con las centrales obreras.

El titular de la CGT opositora, Hugo Moyano, afirmó hoy que al jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, “le han dado el mejor camarote en el Titanic” y afirmó que haber excluido al sindicalismo crítico de la reunión de esta mañana en Casa Rosada muestra “claramente la reducción cerebral que tienen” en el Gobierno.
El líder camionero responsabilizó a la presidenta Cristina Fernández por no haber sido convocado a la reunión que el jefe de Gabinete mantuvo con la dirigencia sindical oficialista y sostuvo que si hubiera recibido un convite “por supuesto” hubiera concurrido.

Y juzgó que la no convocatoria de la CGT que encabeza refleja que en el Ejecutivo “los cambios no son tantos; se cambia de hombres pero no de políticas, que es lo que se está reclamando” y eso, dijo, “es hipocresía”.

Justamente sobre la reciente modificación del Gabinete, Moyano consideró que “a Capitanich le han dado el mejor camarote en el Titanic”, al advertir que “ponerlo en el lugar que está para hacer lo que le digan lo que tiene que hacer no debe ser muy grato”.
En declaraciones a las radios 10 y América, el líder camionero afirmó no haberse sorprendido de su exclusión de ese diálogo: “Conozco la forma de actuar, de conducir y de gobernar que hace que ellos vean que todos aquellos que no compartimos algunas ideas seamos opositores, antipatria, antitodo”, imputó.
“Eso muestra claramente la reducción cerebral que tienen”, añadió Moyano y tras remarcar que nunca pediría explicaciones a Capitanich del porqué no fue invitado a esa reunión ya que “a mí -dijo- no me gusta andar chupándole las medidas a nadie”, denunció que la Casa Rosada llama solo a gremialistas que “no le van a cuestionar nada”.
En este punto, el jefe sindical sorprendió con un recuerdo: “Evita, cuando lo atacaban a Perón, decía: ‘nadie puede evitar el vuelo de los cóndores’ y hacía mención a los renacuajos y las víboras”, deslizó.
Capitanich, junto a varios ministros del gabinete nacional, se reunió esta mañana con representantes de la CGT y la CTA oficialistas para analizar “metas de reducción de la informalidad laboral”, “creación de empleo” y paritarias.
Del encuentro, realizado en el Salón Mujeres del Bicentenario de la Casa Rosada, participaron el titular de la CGT oficialista, Antonio Caló, y el líder de la CTA afín al gobierno, Hugo Yasky.
En sus declaraciones, Moyano no dudó en apuntar a la jefa de Estado por la ausencia de la CGT Azopardo entre los participantes del encuentro.
“Todas estas decisiones de invitar a uno y no invitar a otro es de la Presidenta”, se despachó y, si bien consideró a Capitanich un “hombre capaz”, desestimó la posibilidad de que el funcionario nacional tenga “libertad” para hacer las modificaciones necesarias que la actual situación del país requiere.
Para el jefe del sindicato de Camioneros, “el tema no es la capacidad del hombre, el tema es la libertad para que el hombre pueda hacer lo que, a lo mejor, quiere hacer y no lo que le mandan a hacer y creo él no tiene posibilidades; acá la que decide -reiteró- es la Presidenta”.
En su renovado ataque al Gobierno, aunque sin dar nombres, Moyano alertó que “cuando nosotros luchamos contra el neoliberalismo de Carlos Menem estos señores estaban calladitos la boca y se veían beneficiados con las privatizaciones”.
“Ahora son 6 millones de puestos de trabajo (los creados durante este Gobierno)

, decía hoy el jefe de gabinete; pero lo que produce 4 millones de puestos, que no son seis como se dijo, es haber salido de la Convertibilidad, contra la cual nosotros peleamos toda la vida, mientras ellos se mantenían en silencio”, atacó.
Al volver al tema de la reunión de hoy del Gobierno y la dirigencia gremial oficialista, Moyano señaló que si bien no le “molesta” su exclusión en esa mesa de diálogo, la convocatoria de su gremio hubiera sido “lo normal” en un país que prioriza la “convivencia política”.

You may also like